Las mujeres de Biot

08/03/2018

En nuestra fundación, como en la sociedad, no seríamos sin las mujeres. En motivo del Día Internacional de la Mujer queremos agradecer su trabajo, su fuerza, su implicación y su ilusión para conseguir un mundo más justo.

Las voluntarias

Han sido 64 mujeres las que han viajado desde el año 2012 a Guinea Ecuatorial, en un acto de solidaridad, con ganas de ayudar, aportando su tiempo y sus recursos, para transmitir su conocimiento y experiencia. De hecho, la responsable educativa de Biot y uno de sus miembros fundacionales es una mujer, Anna Bacaria.

Las niñas

Fue una niña quien inspiró a los fundadores para crear lo que es ahora la organización: Biot. Por su sonrisa y sus ganas de vivir, hoy muchas otras niñas son nuestra prioridad. Queremos mejorar su calidad de vida, darles herramientas para poder desarrollarse en la sociedad y que puedan vivir en un mundo con más igualdad.

Las mamás

Son trabajadoras, pero también la única referencia materna que pueden tener los niños y las niñas en la aldea. Gracias a aquellas que se implican, que trabajan, les enseñan e intentan que todos/as crezcan con una educación en casa.

La mujer en Guinea Ecuatorial

En Guinea Ecuatorial, las mujeres están aún muy ligadas a imposiciones culturales del pasado como la religión, el matrimonio, tradiciones… Y, aunque con los años se han conseguido cambios como el acceso de las niñas a la educación y que se reconozca en la Constitución los derechos de las mujeres, a la práctica, esta libertad sigue sin ser real, pues en la mentalidad de la mayoría de la población la mujer sigue siendo un ser inferior.

Por nuestra parte, Biot Foundation con el proyecto Binemombo, en temas de igualdad, ha logrado la equiparación en la participación de actividades deportivas, haciendo que haya más niñas que quieran jugar a futbol, el deporte más popular en Guinea Ecuatorial. Aún queda trabajo por hacer, pero entre 2011 y 2016 se logró pasar de un 95%-5%, a un 65%-35%.

No podemos, ni debemos, interponernos en su cultura y su forma de ser. Pero podemos dar pequeños pasos que sirvan para que ellos mismos lleguen a comprender que todos y todas merecen las mismas libertades y oportunidades.

 

*Fotos 1,2,3 y 8: Aina Graupera // 4,5,7 y portada: Jacob Serrat // 6: Gisela Ferrer