El CF Reus de Guinea Ecuatorial sigue su pretemporada

17/08/2018

Después el partido inaugural del jueves 9 de agosto, se disputaron 2 amistosos más. El primero de ellos el viernes siguiente, contra Miñoman, en su campo, y el segundo el lunes 12 contra el Club Deportivo Niefang, también en su casa.

 

Buen partido con todo en contra

Miñoman es un conjunto muy físico que se hace muy fuerte en su casa, dada la particularidad de su campo: muy grande, de arena y muy irregular que obliga al juego aéreo constantemente.

De inicio, el CF Reus sacó los menos habituales, para dar descanso a los que lo habían dado todo el día anterior y que arrastraban una fatiga acumulada que, de no gestionarse correctamente, podía acarrear lesiones.

  

Como se podía suponer, el partido fue tosco, duro y con pocas ocasiones. La batalla principal se daba en medio del campo, donde uno y otro equipo se robaban el balón entes de llegar a la zona de 3/4 de campo.

Una falta, precisamente en esa zona del campo, propició el primer gol del partido, obra del CF Reus. Juan, defensa central, se encargó de mandar a la escuadra con un trallazo desde más de 30 metros.

El partido parecía controlado al borde del descanso, pero un desajuste defensivo dejó un balón suelto dentro del área que acabó rematando el delantero de Miñoman para empatar el partido.

Otro gol llegó antes de la media parte, con un balón bombeado que le cayó al extremo izquierdo del Miñoman, al borde del área: encarar y definir. El marcador era de 2-1 al descanso.

 

En la segunda mitad, el Reus cambió algunas piezas para pasar al ataque. Un 4-3-3 con un medio del campo formado por 3 peloteros que alimentaran de balones a la delantera y con una defensa más adelantada para forzar al equipo contrario a jugar en su propio campo.

Las ocasiones empezaban a llegar pasados 15 minutos, dando trabajo al portero local y provocando que el Miñoman se cerrara atrás. El equipo se lo creía, aunque algún contraataque puntual de los locales les recordaba que no debían descuidar la defensa.

Pero a veces el fútbol no es del todo justo y debes aprender que los errores se pagan. Y eso fue lo que ocurrió. El balón no entró en ninguna de las ocasiones generadas y se escapó un partido que podría haber servido para animar al equipo después de la derrota del día anterior.

                                                                      

*Fotos de Laura Bacaria Flos

 

Correctivo y derrota justa

Después del “boom” generado a raíz de la creación del CF Reus de Guinea Ecuatorial, el mejor equipo del país, el Club Deportivo Niefang, hizo llegar al club una petición para jugar un amistoso contra su equipo filial, plagado de juveniles con aspiraciones a llegar al primer equipo.

El club se profesionalizó ya hace un lustro y su primer equipo está compuesto por jugadores seleccionados habitualmente por la selección nacional de Guinea Ecuatorial y que juegan habitualmente la Copa de África. Ya se sabía des de antes del partido: se trataba de un objetivo demasiado ambicioso para un equipo de reciente creación como el CF Reus.

 

A diferencia del combinado de Benjamín Zarandona, donde,probablemente el nivel técnico individual de los jugadores era superior al mostrado por los del CD Niefang, el juego en equipo de estos era muy superior, ya que este conjunto entrena y juega durante todo el año.

El partido se jugó en el nuevo campo del 3 de agosto, de césped artificial impecable, de medidas reglamentarias y con un cuidado envidiable. El CD Niefang supo aprovechar cada centímetro del mismo, a diferencia del CF Reus, que cuánto más grande es el campo, más difícil le resulta.

Con todo y con eso, el CF Reus no le perdió la cara al partido e intentó complicarle la vida a un Niefang que solo vió su portería amenazada en el último cuarto de hora de partido, cuando sus fuerzas ya flaqueaban gracias a la exigencia física impuesta por los visitantes.

Uno de los factores clave del partido fue que el Niefang decidió no presionar a los defensas del CF Reus y limitarse a bloquear las lineas de pase a los mediocentros, haciendo que estos se veían obligados a conducir y buscar el pase y provocando todas las pérdidas de balón que acabaron en los cuatro goles de la primera mitad.

 

Durante el descanso, el CF Reus cambió algunas piezas y salieron al campo la mayoría de los jugadores titulares para intentar competir la segunda parte, ya que previsiblemente Niefang estaría más cansado y las fuerzas podrían igualarse. Se dió entrada a Mateo en la posición de William, que pasó de la defensa al medio del campo, para formar doble pivote defensivo junto a Benjamín. Quisito, mediocentro creador, entró para dar apoyo a Alino, y un interior potente, Tarre, para luchar los balones con garantías. Y se dió entrada al delantero centro titular, Eugenio, imparable para los jugadores del Niefang. Además, Flaviano, interior del Reus, un futbolista fuerte y potente físicamente, pasó al lateral derecho durante la segunda mitad, descubriendo un jugador del todo polivalente.

Todo ello trajo una segunda parte de lo más igualada. El Niefang solo pudo perforar la portería del Reus en dos ocasiones aisladas y el Reus, por su parte, buscó de manera incansable el gol de honor, aunque nunca llegó. Al final: 6-0, pero con la sensación de haberlo dado todo, con solidaridad, implicación y sacrificio de todo el equipo.

* Fotos de Laura G.Ruiz