26/10/2017

Ghana, nuestra querida África

Un viaje misionero que nos llevó directamente al corazón africano

 

En los inicios de este 2017 un equipo de BIOT formado por 7 personas, gracias a la financiación de Reus FC, se desplazó a Ghana para estudiar la viabilidad de realizar un proyecto en tierras Ghanesas. Fueron 10 días muy intensos en los que se analizaron 4 posibles proyectos: uno junto a Becky’s Foundation, una ONG local, y tres junto a SOS Aldeas Infantiles.

Paralelamente, se hizo un estudio general de la vida en el centro sur de Ghana, para tener un análisis del entorno que nos permita maximizar la eficacia de nuestro programa. Fue allí dónde vimos que la fundación era necesaria en Ghana, y así lo explica Marc Pastor, fundador de Biot Foundation:

“Recuerdo, como si fuera ayer, el momento en que salimos del aeropuerto de Accra. Un hormigueo en el estómago me invadió delante del impacto de un lugar completamente nuevo y desconocido para nosotros, pero que a la vez sentía como un viejo conocido al que estaba extrañamente familiarizado.

La explicación la encontré segundos más tarde. Era mi primera vez en Ghana, pero la enésima en África, nuestra casa.

Y es que África, aunque sea enorme, está fuertamente conectada toda ella. Es como un corazón gigante que hace funcionar todos sus órganos por separado, pero que a la vez forman parte de un mismo ser. Esto es África, un continente gigante que, a pesar de todo, los países funcionan de manera autónoma, compartiendo la esencia innata del pueblo africano. Del corazón africano.

Y esto nos encontramos en nuestra expedición a Ghana, un país, a priori, sumido en el caos, donde la multitud y la aglomeración te hacían sentir cerca del colapso, pero que si te parabas y mirabas fijamente, dejándote llevar por la inércia Ghanesa, te dabas cuenta que no era el caos lo que estábamos viendo. Era la vida.

Y es que esto es Ghana, y África en general. Un canto a la vida, una muestra de lo que son las ganas de vivir i ser feliz. Una muestra a la superación personal y voluntad para no desfallecer, a pesar de que las condiciones de vida sean miserables.

La conclusión que extraímos era que Ghana era un país muy rico, donde la riqueza no estaba valorada en dinero, sino en felicidad, ya que no es más rico aquél que más tiene, sino aquél que menos necesita. Y a menudo sólo necesitaban a los seres queridos. A la familia.

Aunque necesitaban muy poco, cuando este factor fallaba, la infelicidad que se respiraba te envolvía tan fuerte que te impedía que pudieras mirar hacia otra parte. Y, precisamente, fue eso lo que vivimos durante nuestras visitas a los diferentes centros de acogida y orfanatos a los que nos desplazamos.

La sensación de mirar a los ojos a un niño y ver el vacío de su alma, la falta de aprecio, la necesidad de volver a ser feliz, fue una sensación extrañamente familiar, ya que desgraciadamente, este sentimiento también es muy comuno en nuestra querida África.

Familias rotas y niños sin familia. Esto también lo vivimos en Ghana. También lo sentimos en Ghana.

Y es que, en definitiva, una expedición para conocer un país donde se quiere empezar a trabajar no consiste sólo en ver el país. Consiste en sentirlo, vivirlo y quererlo. I así lo hicimos.”

 

 

 

POSTCARDS FROM GHANA 

No te pierdas el libro "Postcards from Ghana", un repertorio fotográfico a cargo de Pep Sau, que recoje las fotografias más sorprendentes de Ghana, donde podrás vivir de cerca las sensaciones y el alma de este país extraordinario. Aun puedes tener-lo por solo 12€, si te interessa puedes ponerte en contacto con nosotros a través de contacto@biot-foundation.org